PROTOINFO, PONE SU GRANITO DE ARENA PARA AYUDAR EN LA CRISIS

Adoptar e implementar el modelo de teletrabajo en las empresas requiere grandes retos, cambio de mentalidad y generar un nuevo método de relación entre la compañía y los trabajadores.

Durante los últimos días, PROTOinfo ha realizado un trabajo exhaustivo en la puesta en marcha de esta modalidad laboral impuesta por la pandemia del Covid-19 en diferentes tipos de organizaciones. Así lo explica Fernando Criado, gerente de la empresa: “Nos han demandado poner los medios para posibilitar el teletrabajo todo tipo de empresas, tanto despachos profesionales como empresas industriales”.

Por lo tanto, la implantación del teletrabajo no ha sido dirigido por el tipo de empresa, “si no por el tipo de trabajo que desarrolla su personal, porque son muchas las compañías dónde el departamento de administración teletrabaja y los operarios que realizan tareas físicas son los que siguen desplazándose a su lugar de trabajo, para minimizar el riesgo de exponer a todo su personal al contagio”, nos sigue contando Criado.

El coronavirus ha forzado a las empresas a acelerar el trabajo a distancia, pero no todas están preparadas para ello ni cuentan con los medios para hacerlo de forma segura. Por ello, es recomendable partir de la premisa de que no tiene que ser la empresa la que se adecúe a la tecnología existente; si no que es la tecnología la que debe adecuarse a cada empresa en concreto. Por lo tanto, como explica Fernando Criado: “PROTOinfo ha tratado de configurar los sistemas de los clientes de forma transparente para las personas, haciendo los menores cambios posibles y siendo rápidos y efectivos, sin que el usuario apenas note cambios en su forma de trabajar y acceder a la información de la empresa.

Para ello, se trabaja reconfigurando sus redes y creando túneles entre los ordenadores de los empleados y la red de la compañía, a través de Internet. De esta manera, los trabajadores acceden a los recursos internos de la empresa como si estuviesen allí mismo.

Además, y aportando la gran experiencia en el sector tecnológico para configurar los ordenadores de los empleados y la infraestructura de red de la empresa, en PROTOinfo hemos utilizado las mismas herramientas de control remoto que utilizamos a diario para dar soporte a los usuarios y para monitorizar los sistemas”.

En una época de crisis como la que estamos viviendo, la gestión de empresas puede ser un gran desafío y por eso, el gerente de esta empresa, que lleva a sus espaldas más de 30 años de experiencia en el sector facilita un consejo: “que utilicen las herramientas de colaboración al máximo y aprovechen estos momentos para conocerlas, si es que no lo han hecho antes. Existen muchas aplicaciones como Skype, Microsoft Teams, Zoom, Jitsi, Google Hangouts o Google Meet que permiten comunicarse por videoconferencia, hacer reuniones online y compartir su pantalla para hacer presentaciones y, por otro lado, con aplicaciones como Microsoft Planner, Slack o Trello, las empresas pueden organizarse panificando las tareas, repartiéndolas entre el equipo y haciendo seguimiento para que los trabajos se entreguen a tiempo. De esta forma, pasamos de un sistema donde el jefe de equipo tiene que estar pendiente de la gente, a un sistema de objetivos, donde cada empleado se organiza como cree conveniente para entregar las tareas a tiempo”.

Pero un problema que se plantea con esta inmediatez en la implantación del teletrabajo y con las personas accediendo desde casa al servidor de las empresas donde trabajan, es la ciberseguridad que puede llegar a constituir verdadero riesgo para las compañías. Por ello, para la implementación del trabajo remoto, PROTOinfo realiza las conexiones de los usuarios con sus empresas de forma segura, utilizando redes privadas virtuales (VPN), sin exponer los servicios internos de la compañía a Internet, y filtrando el tráfico a través de los cortafuegos (Firewalls). “El riesgo sigue siendo el mismo que dentro de la empresa: el correo malicioso y la navegación por páginas web que han sido atacadas. De hecho, en las configuraciones de red que hacemos dentro de las distintas organizaciones, tratamos a los usuarios como una amenaza, puesto que, al estar en contacto con el mundo exterior, son la parte más vulnerable del sistema, ya que cuatro de cada diez pinchan en correos maliciosos y son sensibles a la ingeniería social”, afirma Criado.

Es evidente que esta situación excepcional que marca la actualidad está sirviendo de gran evaluación para las empresas porque para asegurar el éxito de esta modalidad de trabajo hay que estar preparado a nivel tecnológico y organizativo y según la opinión de Criado, “todavía queda mucho trabajo por hacer, pero ya son muchas las compañías que cuentan al menos con un cortafuegos (firewall) que tiene capacidad para crear túneles. Y aunque no los estuvieran utilizando al cien por cien, en estos días, se los hemos configurado para posibilitar el teletrabajo, incluso a empresas que no tenían cortafuegos o equipos para el enrutamiento y acceso remoto, se lo hemos tenido que apañar mediante software o enviar por mensajería los equipos necesarios, que los técnicos han configurado previamente en sus casas”.

Hasta hace unos días, el teletrabajo en España no había alcanzado el desarrollo deseado, en una sociedad tecnológicamente avanzada como es la nuestra porque quizás todavía “existe el obstáculo del miedo al cambio. La mayor parte de la gente se mueve por necesidad y no abordan los problemas hasta que no tienen más remedio. Por otro lado, tenemos que cambiar el chip, planificar las tareas y trabajar por objetivos. Si un empleado cumple sus objetivos, cuándo y en qué lugar lo haga, no le importa a nadie”, comenta Fernando.

Pero actualmente y durante el intenso trabajo que está realizando PROTOinfo para llevar a cabo la implementación del teletrabajo, mucha gente es consciente de la necesidad de teletrabajar siempre que sea posible, sirva de alternativa y así, no exponer a nadie al peligro. “Por ello, todos nuestros clientes y su personal han colaborado y facilitado el cambio de manera ejemplar”.

“Desde luego, después de esta experiencia va a haber un antes y un después. Una vez que las empresas se hayan organizado para el teletrabajo y hayan visto los resultados, es muy probable que lo incorporen como una herramienta más para retener el talento, facilitar la conciliación familiar y alcanzar mayores tasas de productividad” … o por lo menos, -continúa Criado- “así lo deseamos”.

Share