SOBREPONERSE AL CONFINAMIENTO

Todavía vivimos adaptándonos a este momento de crisis que estamos viviendo y no sabemos a ciencia cierta qué repercusiones podrá tener en el corto, mediano y largo plazo. Aunque los ciudadanos empezamos a pensar cómo será la vuelta a la normalidad, todos contemplamos la idea de que ésta tendrá muchos matices diferentes.

La cuarentena “obligada” por la pandemia del Covid-19 ha variado nuestro día a día, pero hemos tenido la suerte de que la tecnología nos permita mantener muchas de nuestras rutinas en pleno confinamiento: teletrabajo, clases online para hacer ejercicio físico, actividades docentes por internet, videoconferencias, compras, etc.

La tecnología ha llegado a nuestro rescate para facilitarnos la vida durante el encierro y muchos usuarios estamos conociendo las ventajas de estos métodos. En primer lugar, la mayoría somos conscientes de que a pesar de vivir aislados estamos súperconectados. Por eso es inevitable pensar que nuestra vida después de la crisis del coronavirus será diferente, y sin duda, más tecnológica.

En general, nosotros no seremos los mismos y nuestras costumbres tampoco. Así, podemos suponer que estamos ante el umbral de un proceso de adaptación de la sociedad. Por ejemplo, la forma de trabajar de las empresas ha variado ante la situación actual: la tecnología se ha apoderado del día a día en muchas de ellas. El teletrabajo y la utilización de herramientas en “La Nube”, han generado oportunidades y soluciones laborales para este momento laboral excepcional, pero es muy probable que después de conocer sus ventajas se instauren en muchos negocios. Quizás es que cuando nos habituamos a algo mejor es complicado abandonarlo. La crisis del coronavirus ha supuesto un punto de inflexión en el modo en que muchas empresas y muchos usuarios harán uso de la tecnología después del confinamiento.

Actualmente múltiples dispositivos se han convertido en parte esencial en nuestra vida diaria. Los ciudadanos estamos utilizando el comercio electrónico en mayor medida y estamos saboreando las ventajas que éste conlleva. Esta actitud ciudadana va en detrimento de las ventas de los pequeños comercios que ya se habían visto amenazados por el aumento de las grandes superficies durante los últimos años. Pero también hay que considerar que las tiendas de barrio -que durante esta crisis se han abrazado a la venta online para subsistir- en un futuro pueden conseguir más oportunidades: no sólo para tener un nuevo canal de ventas, si no también por la apertura de nuevos mercados en los que ampliar el negocio. Es por esto que las ventas online pueden suponer una ventaja competitiva e interesante para muchas de ellas, si consiguen promocionar adecuadamente tus tiendas online y llegar al público.

Esta situación extrema que estamos viviendo puede ayudar a dar el salto definitivo a la industria 4.0. En la lucha contra el coronavirus se están empleando tecnologías como la Inteligencia Artificial (IA), los drones robots… y se están desarrollando más rápido nuevos métodos de producción como, por ejemplo, la fabricación de equipos sanitarios (EPIS) con impresoras 3D.

La tecnología 5G está contribuyendo al desarrollo de la telemedicina y convertirá a la ciberseguridad en una prioridad absoluta. Por ello, es muy probable que la crisis que estamos viviendo obligue a dar el salto a lo digital incluso a quienes antes de toda esta situación se resistían. Además, estamos viviendo una redefinición de la educación. En esta situación de confinamiento, las clases de los niños y jóvenes se reciben desde casa y los alumnos están conociendo nuevas herramientas para obtener conocimientos. En muchos hogares se están utilizando aplicaciones interesantes que permite digitalizar apuntes, incluso esquemas o dibujos, en muy pocos minutos.

En general, se están acelerando el uso de formatos que ya teníamos pero que no utilizábamos de manera intensiva. Por lo tanto, la vida después de esta crisis sanitaria y social no será igual. La cuarentena ha cambiado por completo nuestra rutina, pero también nuestra perspectiva …quizás porque después de esta alerta del Covid-19 no seremos los mismos y todas las dificultades que ahora nos está tocando vivir nos harán evolucionar hacia una sociedad más tecnológica pero no por ello menos humana.

Share