bandera

Tipos de Ciberamenazas

Los ciberataques son acciones maliciosas llevadas a cabo por individuos o grupos con el objetivo de comprometer la seguridad de sistemas informáticos, redes y datos. Estos ataques pueden tener diversas formas y objetivos, pero generalmente buscan acceder, robar, alterar o destruir información confidencial.

Entre los tipos comunes de ciberataques se encuentran:

 

Malware

Software malicioso es el ataque que engloba diversas formas de software perjudicial, como gusanos, virus, troyanos y spyware, cuyo propósito es obtener acceso no autorizado o provocar daños en un sistema. La tendencia actual de los ataques de software malicioso tiende hacia la modalidad “sin archivos”, diseñada para eludir las técnicas de detección convencionales, como las herramientas antivirus, que tradicionalmente analizan archivos adjuntos en busca de contenidos perjudiciales

Ransomware 

El ransomware constituye una categoría de software malicioso que bloquea archivos, datos o sistemas, con la amenaza de eliminar o dañar la información, o revelar datos privados o confidenciales, a menos que se realice un pago de rescate a los ciberdelincuentes responsables del ataque. Recientemente, se ha observado un aumento en los ataques de ransomware dirigidos a entidades gubernamentales a nivel estatal y local, ya que estas pueden ser más vulnerables que las organizaciones y, debido a su importancia pública, a menudo se ven presionadas a pagar rescates para restablecer las aplicaciones y sitios web esenciales para los ciudadanos.

Phising

El phishing es una técnica de ciberataque en la que los atacantes intentan engañar a las personas para que divulguen información confidencial, como contraseñas, datos de tarjetas de crédito o información bancaria. Por lo general, los atacantes se hacen pasar por entidades de confianza, como instituciones financieras, empresas legítimas o servicios en línea, con el objetivo de obtener acceso no autorizado a la información sensible de las víctimas.

Estos intentos de phishing suelen llevarse a cabo a través de correos electrónicos, mensajes de texto, llamadas telefónicas o sitios web falsos que imitan la apariencia de plataformas legítimas. Los mensajes de phishing suelen incluir enlaces maliciosos o archivos adjuntos que, al hacer clic o abrirlos, redirigen a los usuarios a páginas fraudulentas donde se les solicita ingresar información confidencial.

Amenazas Internas

Los riesgos internos involucran a empleados actuales o antiguos, socios comerciales, contratistas o cualquier persona que haya tenido acceso previo a sistemas o redes. Estas personas pueden representar una amenaza interna si utilizan de manera indebida los permisos de acceso que poseen. Kas amenazas internas pueden pasar desapercibidas para las soluciones de seguridad convencionales, como cortafuegos y sistemas de detección de intrusiones, ya que generalmente están diseñadas para detectar amenazas externas.

Ataques de denegación de servicio distribuido (DDoS)

Un ataque de denegación de servicio distribuido (DDoS) tiene como objetivo incapacitar un servidor, sitio web o red al sobrecargarlos con un flujo masivo de tráfico, generalmente originado desde múltiples sistemas coordinados. Estos ataques DDoS ejercen presión sobre las infraestructuras empresariales mediante la explotación del protocolo simple de gestión de red (SNMP), que se utiliza en dispositivos como módems, impresoras, conmutadores, routers y servidores.

Amenazas persistentes avanzadas (APT)

Dentro de una amenaza persistente avanzada (APT), un individuo o grupo de intrusos logran infiltrarse en un sistema y mantenerse sin ser detectados durante un extenso periodo. El intruso opta por no perturbar las redes y sistemas existentes, permitiéndole espiar las operaciones empresariales y sustraer datos confidenciales sin activar contramedidas defensivas. Un ejemplo reciente de APT es la violación de los sistemas gubernamentales de los Estados Unidos a través de SolarWinds.

Ataques de intermediario

El ataque conocido como “Man-in-the-Middle” implica la realización de escuchas no autorizadas, donde un ciberdelincuente interviene y retransmite mensajes entre dos partes con el objetivo de robar datos. Un ejemplo sería en una red Wi-Fi no segura, donde un atacante puede interceptar datos que se están transmitiendo entre el dispositivo del usuario y la red.

 

 

Los ciberataques representan una amenaza significativa en la era digital actual. Con el avance tecnológico, las empresas, se enfrentan a riesgos crecientes de sufrir ataques cibernéticos que podrían comprometer la integridad de sus sistemas, la confidencialidad de la información y la confianza de sus clientes.

Es esencial que las organizaciones implementen medidas proactivas de ciberseguridad, como firewalls, sistemas de detección de intrusiones y políticas de acceso seguro, para mitigar estos riesgos. La concientización y formación continua del personal son igualmente importantes para prevenir amenazas como el phishing, ya que la seguridad cibernética no solo depende de las tecnologías, sino también de la conducta y conocimiento de los empleados.

En un entorno empresarial en constante evolución, la innovación y el crecimiento deben ir de la mano con una sólida postura de seguridad cibernética. Las empresas, que priorizan la ciberseguridad no solo protegen sus activos digitales y la información confidencial, sino que también fortalecen la confianza de sus clientes al garantizar la integridad y disponibilidad de sus servicios. En este sentido, la inversión continua en tecnologías y prácticas de seguridad constituye una estrategia fundamental para el éxito sostenible en el panorama digital actual.

 

Si deseas más información, no dudes en contactar con nosotros, ¡estamos a tu disposición!

Scroll al inicio
Llámanos al 933 800 852 | 917 482 870
Si lo prefieres te llamamos nosotros.

    ¿Cuándo te llamamos?

    Envíanos tu Cv

    Sube tu CV *

    Solo PDF, DOC, DOCX, XLS, XLSX, PPT, PPTX.

    Completa el formulario

      Indícanos cuándo quieres que te llamemos