bandera

Las cinco reglas de oro de la gestión financiera

El papel del director financiero está cambiando de manera significativa. Desde hace unos años atrás, y gracias a la transformación digital, el rol que desempeñan los profesionales de las finanzas debe ir orientado a impulsar la estrategia, el crecimiento y la mejora de las organizaciones a nivel operativo, incluyendo una colaboración más estrecha con los socios comerciales de toda la empresa.

Por ello, el director financiero (CFO) tiene un papel mucho más importante de lo que se cree. No es solo quien se ocupa de la contabilidad “a secas”, sino que son verdaderos médicos de datos. Tantas responsabilidades y presión hace que no todo el mundo sea apto para ser CFO. Son pequeñas reglas y características las que crean al perfecto director financiero.

Las 5 Reglas de Oro de los mejores directores financieros

1. La rentabilidad es tu vara de medir 

Para saber si un proyecto o inversión es o no rentable tendrás que utilizar la contabilidad analítica y seguir las siguientes pautas:

  • Analiza los resultados de la empresa desde distintos puntos de vista: por producto, departamento, proyecto, según los casos.
  • Elabora informes financieros para conocer la situación de la empresa y ayudarás a decidir a los diversos departamentos que la componen.
  • Involucra a todos los implicados. Cada departamento afectado en la decisión debe ser involucrado en el proceso de toma de decisión y aportar su punto de vista.
  • Decide sobre los recursos. Elige los recursos financieros, materiales y humanos que se van a utilizar y cómo.

2. La casa nunca se empieza por el tejado

Un análisis de conjunto te dará un perspectiva objetiva que ayudará a potenciar el crecimiento de la empresa.

Deberás hacer las siguientes tareas para lograrlo:

  • Controlar los costes, no se trata sólo de coger las tijeras y recorta, sino de controlar los gastos de cada proyecto o departamento generar valor para la empresa.
  • Gestionar la liquidez de la empresa, considera  cuándo se pagan impuestos para gestionar cuándo se cobra cada proyecto.
  • Analizar las inversiones con distintos criterios: necesidad, oportunidad, rentabilidad.
  • Transmitir correctamente toda la información, de nada sirve todo lo anterior si después no transmites la información a tu empresa de forma clara, definiendo el origen y aclarando las conclusiones.

3. El sistema debe ser tu amigo

Un buen sistema de gestión financiera debe reunir las siguientes características:

  • Ser flexible y escalable. Tu empresa crece y el sistema debe ser capaz de crecer a la vez: número de usuarios, funcionalidades, informes…
  • Sencillo. Si es complicado, los usuarios suelen abandonarlo para pasarse a las hojas en Excel. Un sistema efectivo debe ser sencillo y
    uno solo para toda la empresa, para evitar duplicidad de tareas.
  • Facilitar la gestión. Funciones como las alarmas de vencimientos o la automatización de tareas (elaboración de facturas y de modelos de
    impuestos), facilitan todas las gestiones financieras.
  • Accesible. Desde casa, desde un restaurante, una sala de reuniones ajena, con tu móvil, ordenador o tablet…

4. La seguridad, por encima de todo

Una brecha en la seguridad de los datos financieros, tanto si es por un ataque externo como por un error interno, puede suponer una buena multa, además de la pérdida de credibilidad y de clientes.

Sigue muy de cerca los siguientes consejos para garantizar la seguridad de los datos financieros:

  • Controla a los usuarios que tienen acceso. Establece grupos de personas según el tipo de información.
  • Utiliza la encriptación de datos. Un dato encriptado no se puede leer por quien no tenga la clave.
  • Usa contraseñas seguras que combinen letras, números y símbolos, mayúsculas y minúsculas y cámbialas con frecuencia.
  • Aplica la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales (LOPDP). Los datos financieros también involucran datos personales (datos de proveedores o clientes) que deben ser protegidos en cumplimiento de LOPDP.
  • Crea copias de seguridad. Si se eliminan datos por error podrás recuperar la información.
  • Ten previsto un plan B. Si existe una fuga de datos indeseada debes tener previsto qué hacer, por quién y cómo.

5. Busca siempre la viga en el ojo propio

Si solo ves los errores que cometen otros y no te fijas en los aspectos que puedes cambiar para aportar mejoras, estás perdiendo tiempo y, probablemente, dinero. Hazte preguntas para encontrar la viga en tu propio ojo:

  • ¿Cada cuánto tiempo analizo las finanzas de mi empresa? Puede que una vez al mes no sea suficiente y tengas que hacerlo cada semana o cada día
  • ¿Cómo puedo mejorar el cash flow? Pacta cobros por adelantado, fija fecha de pago de facturas, establece el momento en el que los proveedores cobrarán, ofrece descuentos por pronto pago. Las opciones son numerosas y dependerán de la situación de tu empresa.
  • ¿Qué problemas tiene el software de gestión que utilizo? No está actualizado, es muy complicado de usar, me hace perder tiempo en lugar de ahorrarlo
  • ¿Elaboro informes que ayudan a tomar decisiones? Tu implicación en la toma de decisiones va a depender de la veracidad y fiabilidad de los datos que aportes.
  • ¿Colaboro con mi equipo o les dejo al margen? Tu papel de líder de un equipo debe tener como base la colaboración, el saber qué puede aportar cada persona para mejorar la gestión financiera.

Las respuestas a esas preguntas te darán pistas sobre aspectos en los que puedes aprender, cambiar y mejorar para lograr una evolución que te beneficie a ti y a toda la empresa.

CONCLUSIONES…

No eres solo quien se ocupa de la contabilidad “a secas”, eres un hombre de negocios que aporta una visión de stakeholder con su conocimiento financiero, impositivo y analítico sobre la organización.Recuerda que:

  • Las decisiones que tomas afectan a toda la empresa, tanto actual como futura.
  • La tecnología está de tu mano para permitirte ahorrar tiempo y dinero.
  • Manejas datos sensibles que es necesario proteger
  • Aplicar tu creatividad a la gestión financiera te va a permitir tener una visión más amplia, aportar soluciones novedosas y
    lograr un papel principal en tu empresa.

Un artista crea, aporta valor e innovación, un artista de las finanzas hace lo mismo y para ello se sirve de la tecnología, de la
formación, de la experiencia y de su propia intuición.

Fuente: Sage

Scroll al inicio
Llámanos al 933 800 852 | 917 482 870
Si lo prefieres te llamamos nosotros.

    ¿Cuándo te llamamos?

    Envíanos tu Cv

    Sube tu CV *

    Solo PDF, DOC, DOCX, XLS, XLSX, PPT, PPTX.

    Completa el formulario

      Indícanos cuándo quieres que te llamemos